Enfermedad Tuberculosis (Avitaminosis)

Tuberculosis

Síntomas: La tuberculosis es una de las enfermedades más frecuentes entre los peces de acuarios. Incluso en los ríos de las regiones tropicales es muy frecuente, aunque no se manifiesta en su forma agresiva. Se dice que hay un 80 % de posibilidades de que un pez tropical posea en mayor o menor grado esta enfermedad.

Los síntomas más característicos de esta enfermedad varían de una familia a otra en el grado de gravedad y en el orden de aparición. A los peces que poseen esta enfermedad se les observa la columna vertebral torcida, tienen un comportamiento anormal, cierta tendencia a nadar despacio y por los fondos. Inapetencia, adelgazamiento crónico que provoca un claro hundimiento de la región abdominal, que adopta una forma cóncava, exoftalmia u ojos sobresalidos, descamación, encogimiento de las aletas y pérdida de color; en peces jóvenes puede provocar deformaciones óseas a nivel mandibular y en la columna vertebral. Se ha observado a veces como una hinchazón del vientre, cuyas paredes se hacen entonces frágiles y quebradizas. Puede deberse a una acumulación de líquidos internos, con la consiguiente posibilidad de putrefacción y aparición de llagas .En las branquias pueden aparecer máculas rojizas muy bien delimitadas.Enfermedad Tuberculosis

Características: Se trata de una infección bacteriana provocada por Mycobacterium piscium Ber-gey et al. En la actualidad se citan Myco. marinum, Myco. anabanti, Myco. platypoecil, Myco. fortuitum y Myco salmoniphilum

La enfermedad puede iniciarse a través de comida en mal estado, a través del contacto con peces enfermos, mediante la ingestión de cadáveres afectados, directamente del agua al remover los fondos contaminados, etc. En los ovo-vivíparos el contagio puede realizarse durante el desarrollo embrionario si se produce en el interior de una hembra enferma. En todos estos casos juega un papel importantísimo la capacidad de defensas (anticuerpos), del individuo. Así, un pez sano se sobrepondrá a una infección débil, más si está bien alimentado y en agua limpia y saludable. De ahí la importancia de unas mínimas medidas de profilaxis, o sea, una población no mayor de un pez por cada 5 l de agua, una temperatura adecuada y, sobre todo, constante (muchos casos de desencadenamiento de esta mortal enfermedad se deben a un bajón en las temperaturas, ya que entonces disminuyen las defensas, mientras las bacterias no merman su capacidad de multiplicación) y guardar una determinada cuarentena, ya que los cambios de equilibrios epidemiológicos pueden provocar que unos peces sanos en su lugar de origen, se conviertan en enfermos incurables y fatalmente contagiosos

Los órganos internos afectados suelen ser el bazo, el hígado, el riñón, la vejiga natatoria y el intestino. En ellos pueden aislarse, bacterias en forma de bastón de entre 2 a 10 mieras, Gram positivas y ácidos resistentes. Pueden cultivarse bien en agar a unos 20 a 25 °C. Con el tiempo forman en dichos órganos unos acúmulos o nódulos tuberculosos, que luego degeneran en los llamados granulomas pigmentados, que son el resultado de la destrucción y necrosis de esos tejidos. La enfermedad es mortal.

Tratamiento: No se conoce un tratamiento realmente eficaz. Sólo cabe el recomendar que se tomen las medidas de profilaxis general para evitarla, así como el fijarse al máximo en el comportamiento de los peces que se vayan a adquirir. El pez neón, uno de los más sensibles a esta enfermedad, muestra dos puntos amarillentos en la base del pedúnculo caudal. No se cree que existan posibilidades de contraer esta enfermedad por contacto con peces tuberculosos, pero se han citado algunas infecciones cutáneas a nivel de las manos y brazos, por lo que se recomienda consultar al médico si se observan algunas de estas anomalías.

Los acuarios en que se hayan desencadenado graves infecciones deben desinfectarse a fondo antes de volverlos a Poblar, lavar con agua hervida cada uno de los componentes decorativos del acuario es buena idea para desinfectarlos. Sin asegurar el éxito, se citan a continuación los tratamientos que más suelen utilizarse contra la tuberculosis.

Puedes aplicar cualquiera de los siguientes tratamientos pero nunca los dos al mismo tiempo:

  • Azul de metileno. 1 gota por 4-5L cambios de agua del 40% cada 24hrs.
  • Metronidazol. 250mg por 25-30L cambios de agua del 40% cada24hrs.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

>