Túrmix ó Enfermedad Del Torneo

Enfermedad-Del-Torneo

Síntomas: La enfermedad del torneo o Whirling disease debe su nombre a que los peces muy afectados nadan en círculos hasta morir. Los síntomas de la enfermedad son cambios en la apariencia y conducta del pez, cuando empieza a curvearles la cola (torneo), también cuando la cuarta parte del pez se vuelva obscura y deformidades esqueletarias como hocico romo, cabeza deforme y opérculos acortados, en adición a la curvatura de la columna. Esto es provocado por el daño del cartílago en el oído interno, sobre la región del pedúnculo y a la presión sobre los nervios que controlan los pigmentos caudales. Si bien la enfermedad no siempre es fatal, los peces muy debilitados por las dificultades en capturar el alimento, son presa fácil de predadores ictiófagos o son afectados por patógenos oportunistas.

Los casos de la enfermedad del torneo o Whirling disease varían entre infecciones subclínicas hasta enfermedades agudas con mortalidades de larvas y juveniles. Algunos peces agudamente afectados pueden no mostrar los síntomas pero ser portadores y frecuentemente sufrir altas mortalidades. Los peces con infecciones ligeras no muestran ninguno de estos síntomas, pero llevarán las esporas durante toda su vida. La diagnosis definitiva se basa en la presencia de las esporas en secciones histológicas del tejido cartilaginoso de la cabeza, arcos branquiales o columna vertebral.

Características: La enfermedad del Torneo es causada por un protozoo myxosporideo parásito, el “Myxoxoma cerebralis” que llega en forma de esporas al pez alojándose dentro de él, pasando por los tejidos hasta llegar a los cartílagos infectadondolos en cuyo interior hasta que se reproduce. El tiempo de incubación en el oligoquetos dura de 3 a 5 meses a 12° C. La transmisión ocurre de pez a pez en forma directa. Otro de los puntos importantes de La Enfermedad del Torneo es que afecta a peces de agua fría comúnmente a las especies de truchas.

Esta enfermedad presenta dos fases una de esporas y otra ameboide (amibas). Los peces se infectan al ingerir las esporas (fase de esporas) que ascienden del fondo del estanque, en el intestino del pez se transforman en amibas (fase ameboide), atraviesan éstas la pared intestinal y por medio del torrente sanguíneo se dirigen hacia la cabeza y la columna vertebral, penetran los cartílagos, destruyen entre otros órganos, los conductos semicirculares del órgano del equilibrio. Signos clínicos. Las truchas enfermas presentan movimientos rotatorios y una coloración negra en la región caudal, los peces que logran resistir esta enfermedad quedan con deformaciones de los opérculos, mandíbulas, columna vertebral y cápsula craneana. Los que mueren vuelven a contaminar de esporas el estanque y de esta forma se sigue propagando la infección.

Tratamiento: La prevención se logra separando los peces infectados de peces libres de la enfermedad y colocándolos en estanques libres de la fase infectiva. Los peces infectados se deben incinerar y desinfectar los estanques. No existe ningún tratamiento para esta enfermedad. La literatura especializada no menciona una cura efectiva contra esta enfermedad, por lo que lo más apropiado es mantener medidas preventivas extremas. En peces ornamentales la enfermedad del “Torneo” es pocas veces observada en factorías de carpas o Carassius. La única manera de que se propague la enfermedad es introduciendo ejemplares contaminados o esporas libres en el agua, de modo que si se somete a cuarentena a los ejemplares nuevos y se utiliza agua preparada con químicos o ambientadores que ayuden a estabilizar sus niveles no debería existir posiblidad de contaminación.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

>