Ranchú

Ranchu

Nombre Común: Ranchu

Nombre científico: Carassius auratus

Clasificación:

  • Orden: Cypriniformes.
  • Familia: Cyprinidae (Ciprinidos).

Biotopo:

El ranchu tal y como lo conocemos actualmente, proviene de variedades criadas exclusivamente en cautividad (acuarios, estanques o piscifactorías). Se cree que deriva de la carpa crucial (Carassius carassius), originaria de los ríos de China, de color grisáceo y forma muy similar al carassius común.

Esperanza de vida:

5 – 10 años de vida

Forma:

Se distingue por tener un cuerpo abultado y corto, este pez no cuenta con aleta dorsal, sus aletas son pequeñas y cuadradas. Su cabeza se torna como en forma de frambuesa (A la mayoría les empieza a crecer teniendo 2 años de vida)

Existen tres variedades de ranchu las cuales son: Ranchu chino, Ranchu japones y el Ranchu americano.

El Ranchu chino se distingue porque es el que tiene el cuerpo más compacto y redondo, el Ranchu japones se distingue del chino debido a que este tiene la aleta caudal más pronunciada que la variedad china, el Ranchu americano tiene la corvatura de la espalda más pronunciada, tiene su cuerpo más angosto y se distingue porque tiene una cabeza un poco abultada.

Coloración:

La coloración del ranchu va desde el tipico color naranja, calicos y “chocolate” o bronze.

Tamaño:

De 12 a 18cm, aunque esto siempre va a depender de la calidad de vida que tengan.

Temperatura: 14-24ºC

Agua: 

No son exigentes con los parámetros del agua, pH: 7-7.5. Puedens soportar pH superiores o inferiores. Prefieren aguas neutras o ligeramente alcalinas y con abundante vegetación.

El GH entre 10-15ºdGH, pudiendo soportar pequeñas variaciones tanto superiores como inferiores. Soportan niveles altos de Nitratos (NO3), pero a la larga terminarían enfermando por ello.

Requieren una buena oxigenación del agua, la cual se recomienda cambios frecuentes de al menos, una vez por semana.

Tamaño del Acuario:

El acuario mínimo debe tener al menos 40 litros por cada pez. El ranchu requiere que el agua bien aireada por un difusor de burbujas. Como son peces a los que les gusta remover el fondo debe tener un buen sistema de filtración. Como acabamos de mencionar les gusta estar en el fondo por lo que la grava no debe tener aristas ni ser muy gruesa ara evitar que se lastimen. En el acuario podemos poner también piedras redondeadas y troncos.

En cuanto a la iluminación ha de ser tenue, evitando el exceso de luz artificial o solar directa.

Por ultimo la vegetación del acuario ha de estar formada por especies resistentes y de hojas duras, no impidiendo que los peces naden con soltura. Se recomiendan: Vallisneria, Hygrophila, Anubia, Elodea, Echinodorus, etc,…

Alimentación: 

Esta variedad debera tener una dieta variada, ya sea desde vegetales, alimento vivo y seco, siendo más recomendable administrar papillas, y al mismo tiempo evitar los famosos pellets, ya que el mal manejo de estos puede causar vejiga natatoria.

Comportamiento:

Muy pacíficos, no suelen atacar a otras especies, por el contrario son víctimas de ataques de peces mas agresivos. Conviven muy bien con peces de tamaño más pequeño, aunque no conviene ponerlos con peces que les quepan en la boca. De preferencia no juntarlos con alevines que si pueden llegar a convertirse en alimento de los peces dorados.

Son muy sociables, gustan de nadar en grupos, donde no suele haber ningún líder, por lo que conviene tener más de un ejemplar.

Reproducción:

Para incitar a la reproducción en un acuario, los peces se deben haber mantenido durante 1 o 2 meses a temperaturas menores de 18ºC, luego conviene ir aumentando poco a poco la temperatura hasta los 20-22ºC y las horas de luz, simulando el comienzo de la primavera. Se sugiere separar a los machos y hembras durante 2 semanas. También es necesario aumentar el aporte de proteínas en la alimentación, preferentemente de origen vegetal.

El tanque para la reproducción deberá ser alargado y bajo, de 60-80 l., sin gravilla y con un filtro suave de esponja. A ser posible, se recomienda colocar unas fibras de material textil atadas en forma de penachos, con un peso para que se hundan. Allí se quedarán adheridos los huevecillos.

Se recomienda introducir en el acuario 1 hembra y 2 o 3 machos (o también una pareja) al anochecer, puesto que el desove se producirá en la madrugada o al amanecer. Una hembra puede llegar a poner entre 5000 y 10000 huevos en cada desove, que los machos se encargarán de fecundar rociando con su esperma. Los huevos fecundados se tornarán de color claro, mientras que los no fecundados tendrán un tono blanquecino. Conviene añadir una pequeña dosis de azul de metileno para evitar los ataques por hongos. A los 5-7 días (dependiendo de la temperatura) los huevos eclosionan y salen los alevines. Hasta pasados 1-2 días no comenzaremos a alimentarlos, ya que se alimentan del saco vitelino, luego conviene proporcionarles (4-6 veces al día): infusorios o alimento comercial para alevines. A los 7-10 días de vida podremos proporcionarles artemia recién eclosionada y alimento seco desmenuzado 3-4 veces al día.

Cuando tengan 1 mes, los alimentaremos 2-3 veces al día, ya con la dieta de los adultos, pero finamente troceada.

Los alevines son muy sensibles a la contaminación del agua, por lo que será necesario retirar todo alimento sobrante que no consuman, y mantener una buena aireación y filtración del agua.

_DSC8951 _DSC8953 _DSC8952

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

>