¿Por qué mis peces boquean en la superficie del agua?

Mala-Oxigenacion

Nuestros peces, plantas y otros organismos que viven en el acuario, necesitan oxígeno para realizar sus funciones biológicas, como bien sabemos. La fuente principal del oxígeno que está disuelto en el agua es la propia atmósfera. Los peces no pueden absorber el oxígeno que forma parte de la molécula del agua (H2O), llamado oxígeno combinado, sino que tienen que utilizar el llamado oxígeno molecular (O2) que penetra y se disuelve en el agua.

Muchas veces nos ha pasado que observamos a nuestros peces boqueando en la superficie del agua, este comportamiento no es normal y puede deberse a muchos factores pero el principal es por la falta de oxígeno.

¿Qué provoca el oxígeno en el acuario?

En realidad los aireadores no oxigenan el agua por sí mismos. Me explico: las burbujas de aire que expele el aireador en el agua contienen oxígeno, pero éste no se disuelve en el agua directamente, sencillamente está en contacto con la masa líquida un tiempo realmente ínfimo, de solo 1-2 segundos, hasta que llega a la superficie y escapa a la atmósfera. Su acción oxigenadora se basa en la agitación que produce el agua. Esta agitación provoca un movimiento circular y rotatorio del agua, poniendo toda la masa líquida en contacto con el aire atmosférico, y será allí, en la propia superficie, donde penetrará el oxígeno. Si el agua se mantuviese totalmente estanca, sin movimiento alguno, sólo habría oxígeno en los 3-4 cm superficiales, como hemos dicho, y éste sería insuficiente para abastecer las necesidades del acuario. La misma función oxigenadora haría una bomba de agua que, sin desprender burbujas de aire, provocara este mismo movimiento de agua.

La concentración de saturación de oxígeno disuelto en agua (que se mide en mg/litro) varía mucho según la temperatura. Cuanto más baja sea ésta, mayor es la concentración de O2. Con la llegada de los calores típicos del verano, hemos de tener especial cuidado con las temperaturas, ya que un aumento de la temperatura del agua, significa una disminución del oxígeno presente en el agua. Especialmente los peces de agua fría son los que más sufren en los acuarios, ya que tienen unos requerimientos mayores de oxigeno que los peces de agua caliente.

 Según esto podría pensarse que la oxigenación en los acuario de agua caliente debe ser mucho mayor. Esto no es verdad, pues los peces tropicales están adaptados perfectamente a bajas concentraciones de O2. De hecho es mucho más frecuente ver a los carassius, de agua fría, boqueando en la superficie cuando se ha recalentado, por ejemplo, en verano, pues sus necesidades son mucho mayores.

Para asegurarte de que tu acuario está bien oxigenado, asegúrate de que tu filtro mueve bien la superficie del agua. Olvídate de los oxigenadores o aireadores, puesto que solo oxigenan localmente en la zona donde echan las burbujas. El uso del aireador suele ser malinterpretado, ya que sus burbujas casi no aportan oxígeno al agua directamente, sino que lo hacen de manera indirecta. Para que el agua se oxigene bien, hay que mover la superficie del agua con un filtro o una bomba adecuada al tamaño en galones de tu acuario

Signos de que algo marcha mal

Si los peces boquean o respiran agitadamente, se mantienen en las zonas de la superficie buscando oxígeno, o la respiración es forzada, son signos comunes de un exceso de co2 aun habiendo oxigeno (debido a la Inyección de CO2) o falta de oxígeno debido a una subida de temperatura o una mala distribución del agua oxigenada en el acuario.

Otros efectos pueden ser la aparición de algas y la subida de sustancias toxicas tales como el amoniaco y los nitritos debido a la muerte de las bacterias. Ambos efectos pueden ser debidos a una mala distribución del agua oxigenada. Todos estos factores pueden causar síntomas de hipoxia (Enfermedad por falta de oxígeno).

1

La Hipoxia (Falta de oxígeno)

El problema es que podemos pensar que con poner el aireador a tope ya es suficiente:

Como ya hemos dicho puede ser causada por aumento de la temperatura del agua sin aumento de su aireación(cuanto más temperatura menos oxigeno), aireación insuficiente o falla del sistema de aireación, aparición de bacterias causada por un exceso de polución del tipo orgánica (mala manutención, sobrealimentación, filtro deficiente), algunos remedios que reducen el nivel de oxígeno, aumento de las actividades metabólicas de los peces (por actividades de apareamiento, luchas territoriales, etc…).

También por daño en las agallas causado por alcalosis o acidosis, envenenamiento por amonio, cloro u otros agentes químicos, daño causado por nitrito a los glóbulos rojos, niveles excesivos de CO2, por algunos tipos enfermedades infecciosas y daño a las agallas causado por agentes patógenos (parásitos, bacterias, hongos, etc…).

2

¿Qué hacer si sus peces están boqueando en la superficie del agua?1

Lo primero que se debe hacer es revisar la oxigenación del agua, asegurándonos de que las piedras aireadoras no estén obstruidas, o que la aireación haya disminuido por algún problema con la bomba o las mangueras. También habrá que observar las branquias del pez, y ver si están inflamadas o presentan algún enrojecimiento, lo cual sería indicador de un parásito (Costia) o infección. Por último, si la oxigenación y las branquias se encuentran bien, será necesario revisar los parámetros del agua, realizando un cambio parcial de un 20-30%. Si se ve mejoría, no se requiere nada más.

Soluciones de emergencia:

1- Quitar un 20 o 30% del agua. Con esto conseguimos asegurarnos de que haya una buena caída de agua desde el filtro a la superficie del agua.

2- Apagar luces para evitar fuentes de calor innecesarias. Recordemos que al bajar la temperatura, aumenta el oxígeno disuelto en agua.

3- Quitar co2 si lo estas inyectando.

Recomendaciones:

Debemos encontrar un compromiso en la oxigenación del acuario atendiendo fundamentalmente a peces, plantas y bacterias:

– Si tienes plantas y peces, y ambos son importantes:

La solución es pues encontrar un compromiso entre la buena oxigenación (buen contacto agua/aire) con la mínima pérdida de CO2 (minimización del contacto agua/aire). Y eso suele ser perfectamente asumible con un filtro que produzca un movimiento SUAVE pero en todo el volumen del agua, es decir, que el agua CIRCULE y no haya zonas demasiado estancadas.

Una solución sería poner la flauta cerca de la superficie enfocando hacia abajo en diagonal por el acuario, y la entrada del filtro en el lado opuesto. El agua más oxigenada (en la superficie) es empujada hacia abajo por el chorro de agua hacia abajo (zonas menos oxigenadas) de manera que se produce un movimiento homogéneo del agua y tan suave como deseemos (jugando con la fuerza del filtro y la cercanía de la flauta a la superficie); y eso es fácilmente observable mirando la superficie a contraluz fijándonos en que las micropartículas flotantes están en movimiento.

Sin embargo, con esta configuración vamos a tener un problema. Nos va a salir una capa blanquecina en la superficie que va a restar capacidad de disolución de oxígeno. Esta capa se origina debido al poco movimiento de superficie de agua, y se forma con polvo atmosférico y grasa de la alimentación. Evidentemente es un efecto indeseable que debemos evitar asegurando un buen movimiento de superficie.

– Si los peces son los importantes y las plantas solo son decorativas o no hay:

Un movimiento ABRUPTO o un movimiento moderadamente fuerte de las zonas superficiales del agua será lo más adecuado. Si producimos borbotones, cascadas, burbujeo… todo eso aumenta muy considerablemente la superficie de contacto agua/aire, con lo que estaremos multiplicando las pérdidas de CO2. No olvidar que también es necesario que esa agua oxigenada vaya dirigida hacia zonas inferiores menos oxigenadas.

– Si los peces son de agua fría o son de agua caliente:

 Movimiento SUAVE del agua: es absolutamente necesario e imprescindible para tener el acuario en condiciones; si se producen zonas muertas sin movimiento será causa de mala oxigenación, acumulación de detritus, riesgo potencial de zonas de alta concentración de tóxicos, etc.

 El agua se oxigena en la superficie (esa gran “burbuja de aire”) y con eso debería ser suficiente (a menos que tengamos especies muy demandantes de oxígeno). Ese contacto ineludiblemente supone un INTERCAMBIO DE GASES con la atmósfera, lo que nos muestra lo ineludible de la pérdida de CO2.

 El agua fría, tiene una mayor capacidad de disolución de oxígeno, por tanto, entre los 18 y 24 grados (temperatura óptima de los peces de agua fría) el agua estará lo suficientemente oxigenada con tan solo el movimiento de superficie de agua procurado por una flauta. En el caso de que llegue el verano, y por tanto las temperaturas suban incluso hasta los 30ºC o superiores temperaturas, para los peces de agua fría no será suficiente un movimiento ligero de superficie, siendo necesario un movimiento abrupto o la colocación de un oxigenador. Para los peces de agua caliente, bastara con un movimiento abrupto. En ambos casos, sin olvidar repartir la corriente de agua oxigenada, por todo el acuario.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

>